lunes, 2 de noviembre de 2009

Sinfonía de los Cantos de Duelo (Henryk Górecki)





  La Sinfonía nº 3, Op. 36, también es conocida como Sinfonía de los cantos de duelo, Sinfonía de las canciones dolientes o Sinfonía de las lamentaciones (en polaco, Symfonia pieśni żałosnych). Fue compuesta en 1976 por el compositor polaco Henryk Górecki, nacido el 6 de diciembre de 1933 en Czernica, en el sur de Polonia.

Górecki no estudió música de manera regular hasta llegar a los veinte años de edad, cuando comenzó a estudiar en Katowice.


Posteriormente, mientras continuaba sus estudios en París, Górecki tuvo la posibilidad de escuchar trabajos de Anton Webern, Olivier Messiaen y Karlheinz Stockhausen, compositores censurados por el gobierno polaco, por el contenido religioso de sus composiciones. Más tarde, Górecki fue nombrado profesor de música en Katowice, pero renunció al cargo a finales de la década de 1970, en protesta por la negativa del gobierno pro-soviético de permitir al Papa Juan Pablo II que visitase la ciudad. Katowice ha sido uno de los centros de la resistencia polaca contra las agresiones militares alemanas y rusas, por lo que la negativa del gobierno socialista fue vista como un golpe innecesario contra las creencias del pueblo polaco, aunque -en última instancia- contribuyó a la ola de descontento y protestas sociales que finalmente hicieron naufragar a los regímenes pro-soviéticos de Europa del Este.


Górecki está casado con la pianista Jadwiga Ruranska. Tienen dos hijos, uno de ellos, Anna, es pianista y Milkolaj es compositor como su padre.

La música de Górecki abarca una gran variedad de estilos, pero tiende a ser relativamente simple en armonías. Sus primeros trabajos recuerdan el estilo de Pierre Boulez y otros serialistas. Sus composiciones más recientes suelen ser comparadas con el minimalismo, a veces llamado "minimalismo sacro". Como Arvo Pärt, con quien también se le compara. Sus trabajos reflejan con frecuencia sus profundas creencias religiosas (Górecki es católico).


La obra más popular de Górecki es precisamente esta tercera sinfonía que está escrita para orquesta y soprano. La compuso en 1976 en su casa de Katowize, con destino al Festival de Royan de 1977, donde el 4 de abril fue estrenada por Stefania Woytowicz y la Orquesta de la radio alemana del suroeste, Baden Baden, dirigida por Ernest Bour. Tras el estreno de la sinfonía, la crítica francesa se dividió entre quienes la consideraban ingenua, quienes la consideraban reaccionaria y quienes afirmaban que era ambas cosas. Luego, permaneció casi olvidada hasta que la soprano Dawn Upshaw y el director David Zinman decidieron reestrenarla. Su grabación con la London Sinfonietta de la Symphony of Sorrowful Songs en 1992, fue un apoteósico éxito internacional del que Górecki se nantuvo voluntariamente al margen, manifestando no comprender lo que estaba sucediendo y pidiendo que lo dejasen trabajar tranquilo.

Consta de tres movimientos:


- El primer movimiento - lento,sostenuto tranquillo ma cantabile - está inspirado en un lamento que data del siglo XV; Su forma es la de un canon lento y prolongado para cuerdas que dura la mitad del total de la obra.
Consta de tres secciones, las dos extremas son un canon a cargo de las cuerdas que enmarca una sección central en la que la soprano, acompañada por la orquesta, canta una lamentación de los Cantos Tysagóra, una colección de la segunda mitad del siglo XV procedente del Monasterio de la Santa Cruz en las Montañas Świętokrzyskie . La perfecta simetría se consigue por la exposición inversa del canon en la segunda sección. Tiene una duración aproximada de 27 minutos, tanto como los otros dos movimientos juntos.


Se abre con un canon en diez partes, utilizando una melodía de 24 compases. Comienza con los contrabajos, a los que se agrega un nuevo instrumento cada 25 compases, una quinta por encima del anterior. Cuando el canon alcanza sus 10 repeticiones, comienza a descender hasta reducirse a un único tono. La soprano entra en la segunda sección y su canto culmina con el clímax en la última palabra, momento en el que se le une la orquesta repitiendo el clímax del canon inicial. La tercera sección del movimiento es una larga conclusión que también desciende hasta un único tono, terminando con los contrabajos al unísono con los violoncelos y el piano.

La letra dice así:


Hijo mío, mi predilecto y bien amado

Comparte tus lágrimas con tu madre;

Querido hijo, así como siempre te he llevado en mi corazón

Y siempre te he servido lealmente,

Habla con tu madre para tenerla contenta,

Así liberarás mi espíritu herido.



Podemos escucharlo aquí:

http://www.epdlp.com/clasica.php?id=288

y aquí:






- El segundo movimiento - Lento e largo - Tranquillissimo - es conocido como La plegaria de Helena. Está basado en una plegaria escrita en la pared y firmada por una joven de 18 años que estaba encarcelada "desde el 25-IX-1944” en la celda nº 3 de la sede de la Gestapo en Zakopane.

Plegaria de Helena Wanda Blazusiakówna



"O Mamo nie płacz nie

Niebios Przeczysta Królowo

Ty zawsze wspieraj mnie

Zdrowas Mario"


Mamá, no llores más.

Virgen pura, Reina del Cielo,

Protégeme en todo momento

Ave María


Aquí la podéis escuchar, interpretada por la soprano Dawn Upshaw


http://www.epdlp.com/clasica.php?id=289



En 1973, Górecki oyó hablar de una inscripción garabateada en la pared de una prisión de la Gestapo en Zakopane, situada a los pies de los Montes Tatras, en el sur de Polonia.

Las palabras pertenecían a la adolescente de 18 años Helena Wanda Błażusiakówna, encarcelada el 25 de septiembre de 1944.

El compositor lo recordaba así: "Admito que siempre me han irritado las grandes palabras, los gritos de venganza. Quizás si me viera frente a frente a la muerte yo también gritase así; pero esta frase que encontré era diferente, casi una disculpa o una explicación por haberse metido en este lío; busca consuelo con palabras sencillas, pero significativas". Más tarde explica: "En la prisión, toda la pared estaba cubierta de inscripciones que clamaban: 'Soy inocente', 'Asesinos', 'Ejecutores', 'Liberadme', 'Salvadme', etc. Todo era chillón y banal. Los adultos escribían este tipo de mensajes, pero he aquí una chica de 18 años, casi una niña. Ella es diferente. No desespera, no llora, no exige venganza. No piensa en sí misma, en si merece o no este destino. En cambio, piensa en su madre, que es quien experimenta la verdadera desesperación. Esta inscripción es algo extraordinario. Y realmente me fascinó."

Este segundo movimiento, de nueve minutos de duración, está escrito para soprano, clarinetes, trompas, piano y cuerdas. Según el compositor, "quería que el segundo movimiento tuviera un carácter montañoso, no en el sentido del folklore puro, pero sí que recogiera el clima de Podhale... Quería que el monólogo de la muchacha pareciera como canturreado... por una parte casi irreal, pero por otro dominando a la orquesta."

El movimiento se abre con bordón, La–Mi, y un fragmento melódico, Mi–Sol♯–Fa♯, que alterna con caídas repentinas al acorde Si♭–Re♭. Thomas describe el efecto como "casi cinemático... sugiriendo el aire libre de las montañas". A medida que la soprano comienza a cantar, sus palabras son acompañadas por la orquesta, hasta alcanzar el clímax en La♭. El movimiento se concluye con un largo acorde de las cuerdas que dura más de dos minutos sin diminuendo

Vamos a oirlo de nuevo




Soprano: Isabel Bayrakdaraian. Orquesta: Sinfonietta de Cracovia, dirigida por John Axelrod.
Fragmento tomado de "HOLOCAUST - A Music Memorial Film from Auschwitz". Por primera vez desde su liberación se concedió permiso para tocar en Auschwitz y un grupo de importantes músicos fueron conducidos allí para interpretar la música para la película.


- El tercer movimiento, lento, cantabile-semplice, reproduce una canción folclórica escrita en un dialecto del polaco. Es una canción elegíaca de la región de Opole: una madre busca a su hijo, asesinado durante la insurrección silesia de 1919. La música es lenta y contemplativa.




La letra dice así:


¿Dónde se encuentra
Mi hijo más querido?
Es posible que durante la insurrección
El cruel enemigo le haya dado muerte.
¡Ah, vosotros gente malvada!
En el nombre de Dios, el más Sagrado,
Decidme, ¿Por qué habéis asesinado
A mi hijo.
Nunca jamás
Tendré su apoyo
Aunque solloce
Hasta la última de las lágrimas de mi cuerpo.
Incluso si mis amargas lágrimas

Formasen otro Río Oder
No podrían devolver la vida
A mi hijo.
Reposa en su tumba

E ignoro donde se encuentra

Aunque continuo interrogando a la gente

Por doquier

Quizás el pobre chiquillo

Repose en una cuneta.

En ese caso reposaría

En un cálido lecho.  

Oh, cantad para él

pajarillos cantores de Dios
porque su madre no puede encontrarlo.
Y vosotras, florecillas de Dios
floreced por todas partes
que mi hijo pueda dormir sueños felices.




El Tempo de este movimiento no es tan lento como el de los dos anteriores Además se producen ciertos cambios (aunque ligeros) en la dinámica y en el modo, que hacen que sea más complejo de lo que podría parecer a primera vista. Está formado por tres estrofas en La menor y, al igual que el primer movimiento, se construye mediante la evolución de un motivo sencillo. La melodía se establece en la estrofa inicial, y la segunda y tercera estrofas revisitan los mismos temas del segundo movimiento. Cuando la soprano canta las últimas palabras, la tonalidad cambia a un La mayor diatónico que acompaña a la que el escritor David Ellis ha denominado "la estrofa extática final".


"Oh, cantad para él/ pajarillos cantores de Dios/ porque su madre no puede encontrarlo.
Y vosotras, florecillas de Dios/ floreced por todas partes/ que mi hijo pueda dormir sueños felices"

Tras esta estrofa la orquesta vuelve al La menor antes de un "postludio" final en La mayor. En palabras del propio Górecki, "Finalmente, apareció ese invariable, persistente y obstinado 'walczyk' [acorde de La], que sonaba bien al tocarse piano, de forma que todas las notas fuera audibles. Para la soprano, usé una técnica característica de los cantos de la montaña: suspendiendo la melodía en la tercera [Do♯] y descendiendo desde la quinta a la tercera mientras el conjunto desciende paso a paso [en sextas]".

Podemos oirlo aquí:







La versión fonográfica más conocida de esta sinfonía es, probablemente, la que en 1992 (dieciséis años después de su estreno) grabó la London Sinfonietta dirigida por David Zinman, teniendo como solista a la soprano estadounidense Dawn Upshaw, que vendió más de dos millones de copias, alcanzando los primeros puestos en las listas de éxitos americanas e inglesas. En todo el mundo se habló de Górecki y Boosey & Hawkes publicó la partitura. Se dijo que la voz de Upshaw sonaba como ‘la de un ángel o un espíritu descarnado’. Tuvo mucho éxito entre los buscadores de nuevas espiritualidades del estilo de la New Age.
La radio inglesa "Classic FM” a petición de los oyentes emitía fragmentos de la obra de Górecki, a última hora de la noche, lo que también contribuyó a dotar a esta sinfonía de un aura de música para la relajación y meditación en el umbral de los sueños




Además de su tercera sinfonía, Górecki ha compuesto, entre otros obras, el himno Totus Tuus (Op. 60, 1987), "Todo tuyo", en el que aborda uno de los temas recurrentes de la teología del Papa Juan Pablo II, el de la necesidad de desarrollar una renuncia absoluta a la voluntad de Dios, por lo que se le identifica como un himno dedicado al pontífice, aunque de hecho se trate de un himno dedicado a la virgen María en el que se le reconoce en sus advocaciones de Madre del Salvador y Madre del Redentor, como se hace en las letanías lauretanas del rosario y en otras oraciones de la tradición católica.


miércoles, 19 de agosto de 2009

Aus den hebräischen gesängen (De los cantos hebreos). Robert Schumann




Soprano Irina Iordachescu. Pianista Madalina Florescu.


Mein Herz ist schwer! Auf!

Von der Wand die Laute,-
Nur sie allein mag ich noch hören,
Entlocke mit geschickter Hand
Ihr Töne, die das Herz betören.

Kann noch mein Herz ein Hoffen nähren,
Es zaubert diese Töne her,
Und birgt mein trocknes Auge Zähren,
Sie fließen, und mich brennt's nicht mehr!

Nur tief sei, wild der Töne Fluß,
Und von der Freude weggekehret!
Ja, Sänger, daß ich weinen muß,
Sonst wird das schwere Herz verzehret!

Denn sieh! Von Kummer ward's genähret,
Mit stummen Wachen trug es lang,
Und jetzt vom Äußersten belehret,
Da brech es oder heil im Sang.


¡Mi corazón está triste!

Sobre el muro,
sólo sus sonidos quiero escuchar.
Arranca con hábil mano la melodía,
aquella que al corazón trastorna.

Mi corazón alimenta una esperanza.
Sus mágicos sonidos cobijan
a mis ojos sin lágrimas,
que al no correr, ya no queman.

¡Que sus sonidos fluyan apasionados,
y sean envueltos por la alegría!
Sí, cantor, debo llorar pues, de lo contrario,
mi pesaroso corazón se consumirá.

¡Mira! Cubierto de pesar y en muda vigilia
hace tiempo que sufre engañado,
y ahora, ante el último destello,
o se quiebra, o se sana al cantar.


Esta pieza forma parte del ciclo "Myrten, Liederkreis, Op. 25" (Mirtos, Colección de canciones), que está integrado por veintiséis lieder cuyos textos son de diferentes autores. En concreto es la nº 15 y está basada en un poema de Lord Byron titulado "My soul is dark". Aunque en este ciclo Robert Schumann combina múltiples trabajos de varios poetas (de Rückert, de Heine, de Goethe y de Burns), pone en música sólo ese poema de Byron, cuyo texto original es:

My soul is dark - Oh! quickly string
The harp I yet can brook to hear;
And let thy gentle fingers fling
Its melting murmurs o'er mine ear.

If in this heart a hope be dear,
That sound shall charm it forth again:
If in these eyes there lurk a tear,
Twill flow, and cease to burn my brain.

But bid the strain be wild and deep,
Nor let thy notes of joy be first:
I tell thee, minstrel, I must weep,
Or else this heavy heart will burst;

For it hath been by sorrow nursed,
And ached in sleepless silence, long;
And now 'tis doomed to know the worst,
And break at once - or yield to song.


Mi alma está oscura - Oh! Rápidamente encorda
el arpa (mientras que) yo pueda oir aún el arroyo
Y deja que tus suaves dedos arrojen
sus conmovedores murmullos a mi oído.

Si en este corazón hay una esperanza querida,
Ese sonido la cautivará de nuevo;
Si en estos ojos acecha una lágrima,
fluirá, y dejará de quemar mi cerebro.

Pero pide al sonido que sea salvaje y profundo,
Tampoco dejes que tus notas de alegría sean las primeras:
Te contaré, juglar, que debo llorar,
O de lo contrario este pesado corazón estallará;

Pues ha sido amamantado por la pena,
Y dolió en silencio desvelado, mucho tiempo;
Y ahora está condenado a conocer lo peor,
Y a romperse enseguida - o rendirse a la canción



El texto, que fue originalmente traducido por Theodor Körner, recuerda a las "Melodías Irlandesas" de Thomas Moore y está parcialmente inspirado por los encuentros judíos del poeta durante sus viajes a Oriente con su amigo Hobhouse en 1809. Durante su carrera, Schumann estuvo muy influenciado por Byron, y, en esta particular canción, aprovecha el texto para crear una imagen de melancolía oriental, que incorpora un romántico, ensoñador sentimiento sobre tierras y gentes "extranjeras". El interés del compositor por el Este se refleja aún mejor más adelante en este mismo ciclo, en concreto en el lied "Aus den östlichen Rosen Op. 25/25" ("De las rosas del Este").

En "Aus den Hebräischen Gesängen", Schumann compone con éxito una melodía encantadora y expresiva. En el contexto del ciclo es una pieza inusualmente oscura y perturbadora, llena de pena y misticismo, lo que nos recuerda las tendencias depresivas del compositor. Schumann respeta la mayoría del texto original. Sin embargo, de forma similar a lo que hace en “Der Nussbaum” con el poema de Mosen, ocasionalmente cambia palabras para expresar mejor sus sentimientos. En la primera línea de “Aus den Hebräischen Gesängen", cambió "My soul” (mi alma) por “Mein Herz” (mi corazón) y, luego continúa diciendo “ist schwer” en lugar de “is dark”, es decir, prefiere decir “está difícil/pesado/penoso...” en vez de “está oscura/sombría/triste”. Así expresa mejor la profundidad de su enfermedad. El poema habla de emociones que afloran de forma tan intensa que queman la mente y rompen el corazón. Pero la música de un arpa celestial ofrece una suave esperanza de salud y alivio. El texto de esta pieza se aleja de las suaves letras de sus más queridas canciones del ciclo, "Die Lotusblume Op. 25/7" and "Du bist wie eine Blume Op. 25/24" .

Es justo decir que este lied no es nada fácil de interpretar. ni para el cantante ni para el pianista. Comienza con una línea vocal agresivamente agonizante que requiere una voz con cuerpo. El piano, de forma independiente, va hilvanando azarosas frases cromáticas, uniéndose después a la voz en un dúo en el que cada cual sigue su propia parte del contrapunto. Los dramáticos arpegios y las ricamente adornadas notas se asemejan a las que podemos encontrar en las obras de Chopin. En definitiva, requiere un pianista muy cualificado. A pesar de que no es uno de los “Mirtos” más famosos ni uno de los más grabados, posee una letra y una melodía inolvidables.

El poema de Byron se basa, a su vez, en el Antiguo Testamento, en concreto en el primer libro de Samuel 16: 14-23. Puede leerse en este enlace:

http://www.bibleview.org/es/Biblia/Jueces/Arpa/

Éste era el sentido original del poema de Byron: David toca el arpa para que Saúl se sintiese mejor. Sin embargo en manos de Schumann parece transformarse en un tema de desengaño amoroso. Byron sí hace referencia al arpa en su poema mientras que en la adaptación que hace Schumann no se nombra este instrumento. Sin embargo este lied puede tocarse con arpa también. De hecho aparece en programas de concierto de arpa.

sábado, 27 de junio de 2009

Mi Reina de la Noche favorita

Ahora que estamos participando en "La Flauta Mágica", un recuerdo para una de mis sopranos favoritas, Lucía Popp.

sábado, 6 de junio de 2009

Do, Re, Mí...

Hoy me he encontrado por casualidad con este vídeo de "Sonrisas y Lágrimas" en versión teatral y me ha encantado. ¿Qué mejor comienzo? Me ha recordado a mí misma en una de las que yo llamo mis "clases locas" cuando no paro de hacer cosas, voy corriendo de un lado para otro, hago bastante el payaso y todos nos lo pasamos muy bien con la Música, que es de lo que se trata.